DIFUSIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LA ESCRITURA CUNEIFORME

Autor: Bartomeu Obrador Cursach (IPOA-UB)

La escritura cuneiforme se desarrolló ca. 3300 a.C. en el sur de Mesopotamia para notar la lengua sumeria. Sus orígenes se pueden rastrear bien en documentos contables en los que se usaban signos pictográficos y fichas que servían de cuentas (protocuneiforme). Aunque hay una gran tipología de materiales, el soporte principal de esta escritura son las tablillas de arcilla, muy abundante en las marismas del sur de Mesopotamia (actual Irak), que tras ser usadas eran secadas al sol o cocidas para endurecerlas y así poderlas archivar. También abundantes en las marismas son las cañas usadas para hacer los cálamos con los que se hacían las cuñas (𒀸) y los ganchos (𒌋), en cuya combinación se basan los diferentes signos (Vídeo 1) y que da nombre a esta escritura, cuneiforme ‘en forma de cuña’, a partir de la influyente obra Historia religionis veterum Persarum (1700, ‘Historia de la religión de los antiguos persas) de Thomas Hyde, profesor de hebreo y árabe de Oxford. Sin embargo, esta característica formal es el resultado de la esquematización de los signos desarrollada con el tiempo por los escribas (Imagen 1, compárese también Imagen 2 y 3) y, de hecho, los documentos más antiguos contienen pictogramas mucho más reconocibles y curvilíneos (Imagen 1).

1. Evolución del signo SAG ‘cabeza’, desde el 3000 (1) al 1000 a.C. (7). Nótese la iconicidad de los dos primeros estadios y el proceso de esquematización. Composición de D. A. Bachmann (CC-3.0) basada en Bottéro 19813.

Vídeo 1. Irving Fink, conservador del British Museum, explica sucintamente cómo era el proceso de escritura en cuneiforme.

Aunque la escritura se creó para notar el sumerio, una lengua aislada, a partir del Periodo Dinástico Arcaico (2900–2350 BC) se empezó a usarla para escribir la lengua acadia, perteneciente a la bien conocida familia semítica. El cuneiforme también había servido para notar la lengua elamita, otra lengua aislada, y posteriormente se terminaría extendiendo por toda la órbita de influencia Mesopotamia. Así pues, se adaptó para notar, en el II milenio, el hurrita (una lengua de discutida clasificación, usada en Mitanni), las lenguas indoeuropeas de Anatolia (hitita, palaíta y luvita) y, ya en el I milenio a.C., el urarteo (lengua emparentada con el hurrita). En Siria se usó para notar el ugarítico, aunque para esta lengua semítica el sistema cuneiforme se simplificaría en un silabario. Finalmente, también se adaptó, en forma de semisilabario en este caso, para notar el persa antiguo.

Mapa 1. Mesopotamia en la actualidad, con los principales yacimientos. Autor: Goran Tek (CC 4.0).

El conocimiento de esta escritura, antaño tan extendida en el Próximo Oriente por haber sido el acadio lengua diplomática, desapareció entre el s. I y II d.C. tras un largo período de substitución progresiva en cuanto a su importancia pública por el arameo (otra lengua semítica) y su abjad (sistema de escritura que sólo nota las consonantes) y el griego y su alfabeto. De hecho, en los últimos siglos de documentación, apenas sobrevivía como lengua académica. A pesar de que esta escritura había interesado a los escritores griegos –Diógenes Laercio (9.49) atribuye al filósofo Demócrito un tomo titulado Περὶ τῶν ἐν Βαβυλῶνι ἱερῶν γραμμάτων ‘Sobre las letras sagradas de Babilonia’– son escasas las referencias proporcionadas por las fuentes griegas. De hecho, en la literatura griega transmitida apenas se mencionan unos “signos” o “letras asirias” que por sí mismas no permitían hacerse una idea de su aspecto y funcionamiento. Por estos motivos, los primeros viajeros y estudiosos del s. XVII y XVIII se encontraron con una escritura absolutamente ignota, cuya naturaleza fue incluso discutida, y sin herramientas para poder ser interpretada. De hecho, su desciframiento fue un proceso complejo y dilatado en el tiempo que avanzaba a medida que nuevos textos iban apareciendo.

En los primeros estadios de la escritura los signos tenían un valor puramente logográfico ya que representaban una (o más) palabra(s) específica(s). Este tipo de escritura no representa por si misma una lengua concreta, puesto que no nota realidades fonéticas. En nuestros sistemas de escritura alfabéticos, también tenemos algunos usos logográficos, especialmente en los numerales, que pueden ayudar a entender esta cuestión. Un hispanohablante leerá ‘nueve euros’ en un cartel en el que simplemente se ha escrito “9 €”, mientras que un hablante de euskera ‘bederatzi euro’ y un hablante de alemán ‘neun Euro’. Lo mismo ocurre en una secuencia más compleja, pongamos que tenemos un logograma para ‘rey’, ‘templo’ y otro para ‘erigir’, y que los encontramos seguidos, “REY ERIGIR TEMPLO”. Los mismos hablantes del ejemplo anterior lo podrían leer en sus respectivas lenguas: en castellano ‘el rey erigió el templo’, en euskera ‘erregeak tenplua eraiki zuen’ y en alemán ‘der König errichtete den Tempel’. Convencionalmente, cuando un signo tiene valor logográfico se transcribe en mayúscula usando su valor en sumerio. Por ejemplo, 𒌉 (tur) se translitera, en este uso, como DUMU ‘hijo’. En ocasiones, el plural se indica repitiendo el logograma. También puede ocurrir que dos logogramas se unan para formar un único significante, esto puede darse poniendo un signo tras otro (algo que suele transliterarse con el signo +, IGI+DUM = Ù) o uno dentro de otro (marcado con x, KA x ME indica que KA se escribió dentro de ME).

Imagen 2. Tablilla proto-cuneiforme conteniendo cantidades de malta y cebada. Probablemente de Uruk, 310-2900 a.C. En esta fase de la escritura todavía domina el elemento pictográfico (en este caso el objeto va seguido de las cantidades) y no hay marcas gramaticales propias de una lengua determinada. Foto: Metropolitan Museum of Art (nº. inv. 1988.433.3).

En torno al 3000 a.C., se empezó a dar un valor fonético o silábico a algunos signos (silabograma). Así pues, el antiguo logograma 𒀭 AN (en sumerio ‘cielo’) empezó a usarse para representar la sílaba /an/, por ejemplo en el verbo sumerio ba-an-dù ‘construyó’. Al adaptarse el sistema al acadio, también se añadieron nuevos valores. Para este mismo ejemplo (tomado de Caplice 20024, 5), puesto que AN era también el logograma para ‘dios’ (sumerio dingir) y en acadio se leía como ilum, el mismo signo sirvió también para la sílaba /il/. Así aparece, por ejemplo, en el verbo acadio en il-qe ‘él tomó’. Como se puede observar, el uso silábico de los signos se translitera en minúscula y cursiva, separando los signos que componen una misma palabra mediante guiones.

            Otro valor de los signos cuneiformes es el determinativo, que consiste en clasificar semánticamente la palabra que precede (hombre, dios, ciudad, planta, utensilio, etc.) y no representa una ninguna realidad fonética (no se “leía”). Se escriben en superíndice y mayúscula. Por ejemplo, URUAššur se refiere a una ciudad, puesto que lleva el determinativo URU ‘ciudad’ (𒌷), mientras que dAššur es una divinidad. Nótese que en este último ejemplo el determinativo ‘dios’ es en realidad otra vez el signo 𒀭 (AN).

            Finalmente, los signos cuneiformes también pueden tener la función de complemento fonético, cuando se adjuntan a un logograma para especificar su lectura, algo que puede aclarar entre varios significados de un mismo logograma y también, en las lenguas flexivas, la desinencia de esa palabra, que da información gramatical. Así pues, É ‘casa’, puede aparecer en acadio como É-tum /bītum/ ‘casa’ (en nominativo) o como É-tim /bītim/ ‘de la casa’ (genitivo).

Imagen 3. Tablilla paleoasiria procedente de Kültepe, la antigua Kaneš, una colonia comercial asiria en Anatolia. El texto (1900-1800 a.C.) contiene los bienes transportados por una caravana comercial. Foto: Metropolitan Museum of Art (nº. inv. 1988.433.3).

Con todo, los signos cuneiformes son, como ocurre en las escrituras jeroglíficas, polivalentes. Un mismo signo, como se ha visto, puede ser un logograma, un determinativo o un silabograma. Además, un mismo signo puede representar varias sílabas (es el caso de AN, que puede servir para las sílabas /an/ y para /il/) y una misma sílaba puede ser representada por diversos signos, que en la transcripción se distinguen mediante el uso de acentos y números en subíndices que se fueron añadiendo a medida que se identificaba dicho valor para un signo (tu es el primer /tu/ que se identificó, el segundo, el tercero, tu4 el cuarto, etc.).

            Normalmente, el valor de los signos es de tipo CV (Consonante + Vocal), VC o CVC. Un dato a tener en cuenta es que normalmente no hay distinción de sordas y sonoras (ni enfáticas, para las lenguas semíticas) y los signos con e o i son intercambiables. A menudo, en un signo tipo CV va seguido de un signo V (sólo vocal) para marcar que se trata de una vocal larga, aunque su uso no es sistemático. Tampoco es sistemático, aunque frecuente, la notación de geminadas: išaqqal ‘él pesa’, puede aparecer como i-ša-qal o como i-ša-aq-qal.

Sucinta selección de recursos

Escritura cuneiforme y desciframiento:

            Bottéro, J., 19813, “The Origin and Development of the Cuneiform System of Writing” en S. N. Kramer, History begins at Sumer: Thirty Nine Firsts in Recorded History, Philadelphia, University of Pennsylvania Press.

            Gelb, I. J. 19612, Old Akkadian Writing and Grammar, Chicago, The University of Chicago Press. Disponible en <https://oi.uchicago.edu/sites/oi.uchicago.edu/files/uploads/shared/docs/mad2.pdf?frbrVersion=2>.

            Daniels, P., 1995, “The Decipherment of Ancient Near Eastern Scripts”, en Sasson (ed.), Civilizations of the Ancient Near East, New York, 81-83.

            Daniels, P., “Methods of Decipherment”, en Daniels y Bright (eds.), The World’s Writing Systems, New York/Oxford, 141-159.

            Feliu, Ll. 2007, L’escriptura cuneiforme, Barcelona, Editorial UOC (Vull Saber 53). [introductorio].

            Torres Torres, E., 2007, “El desciframiento de la escritura cuneiforme: un hito que culminó hace 150 años”, Isimu 20, 77-97.

            Volk, Konrad 19992, A Sumerian reader, Roma, Editrice Pontificio Istituto Biblico (Studia Pohl: Series Maior 18). [Ejercicios introductorios de lectura de textos sumerios. Disponible en <https://archive.org/details/ASumerianReader>].

Corpora textuales:

            Cuneiform Digital Library Initiative (CDLI). Disponible en: <https://cdli.ucla.edu/>

            Digital Corpus of Cuneiform Lexical Texts: Sign lists. Disponible en: <http://oracc.museum.upenn.edu/dcclt/signlists/index.html>.

            KTU2 = Dietrich, Mandfried, Loretz, Oswald y Sanmartín, Joaquín 1995, The Cuneiform Alphabetic Texts from Ugarit, Ras Ibn Hani and Other Places, Münster, Ugarit-Verlag (Abhandlungen zur Literatur Alt-Syrien-Palästinas und Mesopotamiens).

            TITUS – Corpus of Hittite Mythological Texts. Disponible en <http://titus.uni-frankfurt.de/texte/etcs/anatol/hittite/cthtx/cthtx.htm>.

            TITUS – OPers. =  Thesaurus Indogermanischer Text- und Sprachmaterialien, Old Persian Corpus. Disponible en: <http://titus.uni-frankfurt.de/texte/etcs/iran/airan/apers/apers.htm>.

Gramáticas:

Sumerio

            Jagersma, Abraham Hendrik 2010, A descriptive grammar of Sumerian, Leiden [tesis doctoral disponible en: <https://openaccess.leidenuniv.nl/handle/1887/16107>].

Acadio

            Caplice, Richard 20024, Introduction to Akkadian, Roma, Editrice Pontificio Istituto Biblico (Studia Pohl: Series Maior 9). [Gramática introductoria con ejercicios progresivos] Disponible en: <https://ia802708.us.archive.org/28/items/IntroductionToAkkadian2002/Introduction_to_Akkadian.pdf>.

            Soden, Wolfram von 1995, Grundriss der akkadischen Grammatik, Roma, Editrice Pontificio Istituto Biblico (Analecta orientalia 33).

Hurrita

            Campbell, Dennis 2015, Mood and Modality in Hurrian, Winona Lake, Ind., Eisenbrauns (Languages of the Ancient Near East 5), pp. 13–25.

            Wegner, Ilse 2000, Einführung in die hurritische Sprache, Wiesbaden, Harrassowitz Verlag. [Introducción al hurrita con lecciones progresivas].

Hitita

            Hoffner, Harry A. y Melchert, H. Craig 200.9, A Grammar of the Hittite Language 2 vol., Winona Lake, Ind., Eisenbrauns. [El primer tomo contiene una gramática exhaustiva y el segundo contiene ejercicios progresivos].

Persa Antiguo

            Skjærvø, Prods Oktor 2016, An Introduction to Old Persian. [Curso introductorio de Persa antiguo en lecciones progresivas], Disponible en: <https://sites.fas.harvard.edu/~iranian/OldPersian/opcomplete.pdf>.

Ugarítico            

Sivan, Daniel, 2002, A Grammar of the Ugaritic Language, Leiden, Brill Academic Publishers, (Handbook of Oriental Studies. Section 1 The Near and Middle East 28).

Cite this article as: T. Obrador Cursach, “Difusión y características de la escritura cuneiforme “, in N. Moncunill (ed.), Cracking lost scripts, 06/12/2021, https://lostscripts.hypotheses.org/104.


OpenEdition suggests that you cite this post as follows:
lostscripts (December 6, 2021). DIFUSIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LA ESCRITURA CUNEIFORME. Cracking lost scripts. Retrieved July 25, 2024 from https://doi.org/10.58079/r0r1


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search