EL DESCIFRAMIENTO DEL PERSA ANTIGUO

Autor: Bartomeu Obrador Cursach (IPOA-UB)

Aunque la rama persa de las lenguas indoeuropeas se sigue hablando todavía, tras la conquista de Alejandro Magno el antiguo persa dejó de escribirse y esta lengua, que había sido usada en las inscripciones de los emperadores aqueménidas (entre el 522 a.C. y el 338 a.C.), fue substituida en la esfera pública por diversas variantes de arameo, lengua semítica que ya se usaba en la administración aqueménida, y el griego koiné, la lengua introducida por los conquistadores macedonios. Los posteriores hablantes de farsī (el persa clásico) identificaban vagamente las ruinas de Persépolis, aunque las vinculaban a los emperadores sasánidas (226–651) y no a los aqueménidas. En este contexto, no es de extrañar que a pesar de la íntima relación con su lengua, la antigua escritura, una drástica simplificación del cuneiforme, quedara totalmente olvidada.

Imagen 1. Inscripción trilingüe (en persa antiguo, elamita y babilonio) recientemente documentada en Naqsh-e Rustam, cerca de la tumba de Darío I. El nombre del personaje al que se refiere se ha perdido en las tres lenguas. Fotografía: © M.A. Mosallanezhad.

No sería hasta el siglo XVII en que viajeros y diplomáticos europeos, como García de Siva y Figueroa (ver Imagen 2) y Pietro Della Valle, empezarían a fijarse en los signos cuneiformes procedentes de Persia y que sus crónicas despertarían el interés de la academia europea. Sin embargo, el pequeñísimo corpus textual que estos autores transmitían era insuficiente para adentrase en el funcionamiento de esta posible escritura (cuyo estatus fue incluso puesto en duda). Publicaciones como las de Jean Chardin (1674), Engelbert Kaempfer (1683), Cornelis de Bruijn (1711) o Carsten Nieburh (1788) aumentaron considerablemente el pequeño número de textos cuneiformes conocidos mediante copias en Europa. Gracias a la observación de dicha acumulación se fue consolidando la idea de que en realidad había diferentes escrituras cuneiformes , algo que terminaría siendo clave para el efectivo desciframiento. De hecho, Friedrich Münter en 1800 publicó un importante trabajo sobre las inscripciones cuneiformes de Persépolis, la antigua capital del imperio aqueménida, en el que concluyó que había tres tipos de escritura cuneiforme: alfabética, silábica e ideográfica. Asimismo, intuyó que los tres tipos de escritura se corresponderían a tres lenguas diferente. Advirtió además que la primera escritura, que correctamente identificó como persa (zend en sus palabras, nótese Anquetil-Duperron había publicado algunas décadas antes fragmentos del Zend Avesta), tenía un signo para separar palabras, algo que sería fundamental para su desciframiento, y que la escritura ideográfica tenía que ser la misma de las tablillas mesopotámicas.

Imagen 2. Copia de los signos cuneiformes de García de Silva Figueroa en sus Comentarios (1614-1624), Biblioteca Nacional de España, Manuscrito 552.

Sólo dos años después de esta publicación, en tres conferencias pronunciadas en 1802 (aunque no publicadas hasta 1893), Georg Friedrich Grotefend asumía las conclusiones de sus predecesores y tuvo éxito en la interpretación del cuneiforme persa. Su razonamiento se basaba en considerar que la lengua que notaba esta escritura era una forma antigua de persa usada por la dinastía aqueménida y por tanto emparentada con las inscripciones persas más recientes de la dinastía sasánida, en pahlavi, descifradas desde hacía poco por Silvestre de Sacy. Tras estas premisas y conociendo los nombres de los reyes y la fraseología de la dinastía aqueménida documentados en las fuentes griegas, no le costó identificar la secuencia silábica para ‘rey’ y los títulos ‘gran rey’ (griego μέγας βασιλεύς mégas basileús, persa xšāyaϑiya vazraka) y ‘rey de reyes’ (griego βασιλεὺς βασιλέων basileùs basiléōn, persa xšāyaθiya xšāyaθiyānām). En efecto, a pesar del pequeño corpus con el que trabajaba, percibió que esta secuencia siempre se daba tras otras concretas y que en la inscripción DPa (de Darío, procedente de Persépolis, Imagen 3) llegaba a aparecer hasta tres ocasiones y una cuarta con un final diferente (por tratarse de un genitivo plural). Especialmente útil en este punto fue también la inscripción XPe (de Jerjes, también procedente de Persépolis; Imagen 4) puesto que la secuencia aparecía hasta cuatro veces. Una vez identificada como ‘rey’, era lógico considerar la palabra anterior como el nombre del rey en cuestión seguido de un patronímico. En el caso de XPe y otras inscripciones, podía inferirse de la posición de esta palabra que en el corpus conocido hasta el momento había tres personajes: un rey, un segundo rey padre del primero y un tercer personaje, abuelo del primero y padre del segundo que no fue rey. En este punto, Grotefend sólo tuvo que consultar las fuentes en pahlavi, griego, hebreo y arameo para saber de quiénes se trataban: Jerjes, Darío e Histaspes. Con esto ello pudo leer dichos nombres en las inscripciones persas a partir del testimonio en otras lenguas y, de paso, a identificar el valor de una gran parte de los signos: x-š-y-a-r-š-a /Xšayāršā/ ‘Jerjes’ (griego Xérxēs, arameo ḥšy’rš), hijo de d-a-r-y-v-u-š /Dārayavauš/ ‘Darío (griego Dareîos, arameo dr(y)wš) y nieto de h-x-a-m-n-i-š /Haxāmaniš/ (griego Achaiménēs, quien en efecto no fue rey de Persia, véase Tabla 1). Llegados a este punto, con una lectura fiable de muchos de los signos de esta escritura confirmada por transcripciones en otras lenguas de dichos nombres, el camino para el desciframiento total del corpus estaba abierto.

Imagen 3. Copia de la inscripción B de Carsten Niebuhr 1788 (= DPa, inscripción “a” de Darío en Persépolis): en rojo la secuencia x-š-a-y-ϑ-i-y (xšāyaϑiya ‘rey’ en nominativo singular), en verde x-š-a-|y-ϑ-i-y-a-n-a-m (xšāyaϑiyānām ‘de reyes’, en genitivo plural), en azul d-a-r-y-v-u-š (Dārayavauš ‘Darío’) y en amarillo vi-i-š-t-a-s-p-h-y-|a (Vištāspahyā ‘(hijo) de Histaspes’, en genitivo como patronímico).
Imagen 4. Copia de la inscripción G de Carsten Niebuhr 1788 (= XPe, inscripción “e” de Jerjes en persépolis): en rojo la palabra para ‘rey’ (en diversos casos). El contenido de esta inscripción fue clave para el desciframiento del persa antiguo: ‘Jerjes, el gran rey, rey de reyes, hijo del rey Darío el aqueménida’.
Tabla 1. Primeros nombres de la dinastía aqueménida (ordenados cronológicamente) en persa antiguo (forma cuneiforme, transliteración y transcripción) y en griego (documentados principalmente por Heródoto). Ni Aquémenes ni Teispes fueron reyes de Persia.

Henry Rawlinson culminaría en 1846 el proceso de desciframiento del antiguo persa, tras haber vivido en Persia durante años y haber estudiado en profundidad la fundamental inscripción trilingüe de Behistún (Imagen 5). Gracias a él los investigadores tenían una trilingüe en cuneiforme que contaba con una de las versiones plenamente descifrada. El mismo estudioso continuó con la copia y calco de la parte que hoy en día sabemos que está redactada en elamita y la acadia, la más deteriorada. Observó que en estas había más variedad de signos que en la versión persa y que, desgraciadamente, no había ningún signo que separase las palabras en esas otras partes. En el mismo momento se producían los hallazgos de numerosas inscripciones monumentales y tablillas cuneiformes en las antiguas Dur-Šarrukin y Nínive, las cuales Rawlinson pudo consultar cuando camino a Inglaterra pasaban por Bagdad (vid. el post sobre el acadio en este mismo blog).

Imagen 5. Detalle de la inscripción de Behistún. En la parte inferior del relieve se encuentra el texto en persa antiguo. A la izquierda del relieve (fuera de la fotografía) se encuentra el texto babilonio, mientras que el elamita está debajo de este último y a la izquierda del texto en persa antiguo.

Volviendo al cuneiforme persa, aunque pocos signos coinciden con los de la escritura sumero-acadia (y ninguno con el elamita), quedó claro que se trata de un sistema de escritura basado en un semi-silabario: hay 3 signos puramente vocálicos y 33 signos que sirven para notar una consonante más una vocal, si bien es cierto que los que afectan a la vocal /a/ (22 signos) pueden representar simplemente la consonante (véase Tabla 2). Osea, un signo ⟨pa⟩ puede representar tanto /pa/ como simplemente /p/. Sin embargo, la tendencia para estos signos es a transliterar simplemente la consonante. A este repertorio debe añadirse la presencia de algunos logogramas, transliterados con una abreviatura en mayúscula (Tabla 3), y numerales (que no son otra cosa que logogramas).

Tabla 2. Signos fonéticos del cuneiforme persa. Nótese que los signos con –a pueden tener el valor de consonante sola o de consonante más vocal –a.
Tabla 3. Logogramas del cuneiforme persa (excluyendo numerales).

Recursos:

Achemenet. L’empire perse achéménide du Bosphore à l’Indus de 550 à 330 avant notre ère. Disponible en: <http://www.achemenet.com/> [Fecha de consulta: 8/04/2019].

Asatrian, Garnik, 2010, Etymological Dictionary of Persian, Leiden – Boston, Brill Academic Publishers.

de Silva y Figueroa, G., Comentarios de don García de Silva que contienen su viaje a la India y de ella a Persia, cosas notables que vió en él y los sucesos de la embajada al Sophi, Biblioteca Nacional de España, manuscrito 553. Disponible en: <http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000135558&page=1> [Fecha de consulta: 24/04/2019].

Harvey, Scott L., y Slocum, Jonathan, Old Iranian Online. Series Introduction. Disponible en: <https://lrc.la.utexas.edu/eieol/aveol/00> [Fecha de consulta: 8/04/2019].

Schmitt, R., 2008, “Old Persian”,  en Roger D. Woodard (ed.), The Ancient Languages of Asia and the Americas, Cambridge, Cambridge University Press, 76–100.

Skjærvø, Prods Oktor, 2016, An Introduction to Old Persian. [Curso introductorio de Persa antiguo en lecciones progresivas], Disponible en: <https://sites.fas.harvard.edu/~iranian/OldPersian/opcomplete.pdf>[Fecha de consulta: 8/04/2019].

TITUS – OPers. =  Thesaurus Indogermanischer Text- und Sprachmaterialien, Old Persian Corpus. Disponible en: <http://titus.uni-frankfurt.de/texte/etcs/iran/airan/apers/apers.htm> [Fecha de consulta: 8/04/2019].

Yarshater, Ehsan (dir.), 1985–, Encyclopædia Iranica. Disponible en: <http://www.iranicaonline.org/> [Fecha de consulta: 8/04/2019].

Cite this article as: T. Obrador Cursach, “El desciframiento del persa antiguo”, in N. Moncunill (ed.), Cracking lost scripts, 10/11/2022, https://lostscripts.hypotheses.org/1159.


OpenEdition suggests that you cite this post as follows:
lostscripts (November 10, 2022). EL DESCIFRAMIENTO DEL PERSA ANTIGUO. Cracking lost scripts. Retrieved July 25, 2024 from https://doi.org/10.58079/r0r5


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search