El chiprominoico: avances en los estudios de desciframiento

 


Autor:
 Miguel Valério (Universitat Autònoma de Barcelona)

Chipre es la última potencia regional del Mediterráneo oriental, en la Edad del Bronce Final, cuya documentación aún no podemos leer. Conocemos alguna correspondencia que el reino de Alasiya (que hoy podemos relacionar de forma segura con la isla), mantuvo en lengua acadia y escritura cuneiforme con Egipto y la ciudad costera de Ras Shamra/Ugarit en Siria. No obstante, no podemos analizar los textos producidos y usados internamente en Chipre porque la escritura allí empleada en la época no está descifrada. Esta escritura es el chiprominoico.

El chiprominoico está relacionado con otras cuatro escrituras de tipo silábico utilizadas en el Egeo y en Chipre en los dos milenios anteriores a nuestra era: la jeroglífica cretense, la Lineal A y la Lineal B, y el silabario chiprogriego (más conocido como «silabario chipriota»). De todos estos sistemas de escritura, el chiprominoico es ciertamente el menos conocido, tanto entre no especialistas como entre académicos. Ello no se debe sólo a que permanezca indescifrado. Se trata también de la escritura con menor número de inscripciones atestiguadas y la historia de su investigación es larga pero llena de incertidumbres.

Corpus y definición de la escritura

Las dificultades empiezan con la nomenclatura y clasificación del chiprominoico. En 1896, una misión arqueológica británica descubrió tres pequeñas bolas de arcilla inscritas en el yacimiento chipriota de Enkomi. Su estudio fue encargado a Arthur Evans, precisamente el excavador del Palacio de Cnosos y el descubridor de las escrituras silábicas “pre-alfabéticas” del Egeo. En los signos inscritos en aquellas bolas de arcilla, Evans vio una escritura que consideró el “puente” entre la Lineal A de la Creta minoica y el silabario chiprogriego utilizado en Chipre en el I milenio antes de nuestra era. Así, pues, atribuyó a la escritura representada en esos signos el nombre de “chiprominoico”.

Figura 1. Distribución geográfica de las inscripciones chiprominoicas (©Joana Bruno).

Hoy en día, el nombre “chiprominoico” describe un grupo de cerca 250 inscripciones silábicas, fechadas de manera aproximada entre los siglos XVI y XI a.n.e. La mayoría procede de Chipre, pero un número reducido de ellas fue hallado en la costa de Siria (diez), en concreto en Ugarit, y en la Grecia continental, en Tirinto (tres). La mayoría de los objetos inscritos son vasijas cerámicas y las inusitadas bolas de arcilla, pero el chiprominoico se escribió también sobre un abanico mucho más amplio de soportes, que incluyen: tablillas y cilindros de arcilla; vasijas, lingotes y herramientas metálicas; objetos de piedra y marfil, etc. Esta multiplicidad de soportes se traduce también en una gran variedad de estilos epigráficos. Y, a su vez, esta variedad epigráfica ha motivado la propuesta de que en el corpus no está representada una, sino tres o cuatro escrituras diferentes.

Dicha propuesta fue plasmada por Émilia Masson en su obra Cyprominoica (1974), en la que clasificó y dividió el grueso de las inscripciones, fechadas a partir del siglo XIV a.n.e., en tres sub-escrituras:

Figuras 2 (izquierda) y 3 (derecha). Dos bolas de arcilla inscritas procedentes de Enkomi (Jastrow / Licencia de Wiki Commons).

Chiprominoico 1 (CM 1): Sería la principal escritura de Chipre en el Bronce Final, utilizada en toda la isla por los chipriotas autóctonos, desde el siglo XV al siglo XI a.n.e., y abarcando la mayoría de las inscripciones.

Chiprominoico 2 (CM 2): Representado sólo por cuatro fragmentos de tablilla o tablillas fragmentadas de arcilla (ENKO Atab 002a y 002b, 003 y 004), más o menos extensas, difíciles de fechar con exactitud, pero que contienen una escritura muy homogénea y distinta de los estilos de las demás inscripciones. Se restringiría a Enkomi y, siempre según la opinión de Masson, sería una ramificación del CM 1 desarrollada por inmigrantes hurritas de Anatolia, a finales del siglo XIII a.n.e., para escribir su propio idioma.

Chiprominoico 3 (CM 3): La escritura de un número pequeño de inscripciones oriundas de la ciudad portuaria siria de Ugarit, en el siglo XIII a.n.e. Según Masson, se trataría de otro subsistema derivado CM 1, en este caso con el propósito de escribir en ugarítico, la lengua oeste-semítica de Ugarit.

Figura 4. Tablilla ENKO Atab 004, procedente de Enkomi y parte del subcorpus Chiprominoico 2 (Jastrow / Licencia Wiki Commons).

Además de estas tres escrituras, la autora planteó, para unas pocas inscripciones, un estadio “arcaico” del chipromoinoico (finales del siglo XVI y siglo XV a.n.e.), que representaría una escritura distinta, más antigua y más próxima a la Lineal A de la Creta minoica (c. 1700-1425 a.n.e.). Finalmente, en la misma obra, Masson publicó un listado de 114 signos chiprominoicos enmarcado en esta división. En ese listado, ciertos signos fueron considerados innovaciones propias de las sub-escrituras CM 2 y CM 3, y que no figurarían en el sistema original del CM 1. Este modelo marcó de forma profunda el rumbo de la investigación.

Estudios de desciframiento (1952-1989)

Al descubrimiento de tablillas de arcilla con textos relativamente extensos, en Enkomi y Ras Shamra en la década de 1950, se siguieron casi treinta años muy prolíficos en intentos de desciframiento poco metódicos. Estos incidieron principalmente sobre las tablillas de Enkomi, clasificadas como CM 2. Como suele ocurrir con las escrituras ilegibles, diferentes autores procuraron ver en el chiprominoico lenguas próximas en el tiempo y en el espacio, concretamente el hitita, el hurrita y, por supuesto, el griego.

Paralelamente a estos intentos menos fructíferos, se dieron algunos pasos sólidos en esta etapa. La obra publicada por É. Masson en 1974 incluyó también algunas propuestas de desciframiento. Su punto de partida fue la tablilla RS 20.25 de Ugarit (hoy catalogada como RASH Atab 004), que se encontró en la famosa Casa de Rapā’nu. Se trata de un edificio con un archivo privado que contenía más de doscientos documentos, redactados en las diferentes escrituras e idiomas de la Siria de entonces. Esta documentación incluía la correspondencia real con los potentados de Chipre/Alasiya, Karkemis y Egipto. Por tanto, la tablilla chiprominoica en cuestión se halló en un espacio dedicado a los asuntos exteriores de Ugarit y que tal vez funcionase como una suerte de escuela de escribas. A partir de una sugerencia de Claude Schaeffer, el excavador de Ugarit, Masson hizo una comparación convincente entre la ordenación del texto chiprominoico de la tablilla RASH Atab 004 y la estructura de varias listas de antropónimos en ugarítico alfabético, halladas en la misma ciudad.

A.01 102-25-87 | 51-28 | 55-09 ¶
A.02 102-23-51-28 | 102-74-82-51 | ¶
A.03 104-58-06-09 | ¶
A.04 102-02-100 | 55-25-51-40
A.05 102-04-04-96 | 51-28 | 04-71-100 ¶
A.06 104-71-06-23 | 51-28 | 38-105-23-58 ¶
A.07 51-28 | 38-35-100 | ¶
A.08 103-35-82-51 | 51-28 | 25-51-09 ¶
A.09 37-04-100 ¶ | 104-09-71-100 | 37-71-100-40
A.10 04-08-100 | 51-28 | 104-09-04-55-96 ¶
A.11 102-02-71-100 | 51-28 | 92-28-95-100 ¶
   
B.12 19-87-73-96 | 23-25-06-100-40
B.13 21-82-75-51 ¶
B.14 104-09-55-09-70 | 51-28 | 19-91-73-23 ¶
B.15 102-25-87-51 | 51-28 | 55-70 ¶
B.16 38-01-04-82-09 | 102-75-51-55-82-21-09 ¶
B.17 102-74-75-51 | 27-69 | 55-70-••-••-06-96-37 ¶
B.18 73-92-100 | 51-28 | 55-70 ¶
B.19 82-58-55-09-70 | 92-11-96 | 06 ¶
Tabla 1. Transcripción numérica del texto de la tablilla chiprominoica RASH Atab 004, hallada en Ugarit.

 

Las diecinueve líneas de la tablilla contienen entradas de tipos muy repetitivos, sobre todo dos. El primero y más frecuente es SECUENCIA + 51-28 + SECUENCIA, o la variante 51-28 + SECUENCIA. De hecho, la secuencia “intermedia” 51-28 se repite hasta once veces. El segundo tipo de secuencia más frecuente es SECUENCIA + SECUENCIA terminada en el signo 40. É. Masson planteó que la palabra por detrás de 51-28 sería la clave de este texto y significaría «hijo», marcando, pues, la filiación de varias de las personas listadas. Finalmente, la misma investigadora propuso que las secuencias terminadas en -40 remplazarían a las expresiones patronímicas, planteando que dicha terminación representaría un sufijo gentilicio. Entre la documentación en ugarítico alfabético hallada en la ciudad, varias tablillas contienen listados de personas con las fórmulas ANTROPÓNIMO bn (“hijo [de]”) ANTROPÓNIMO y ANTROPÓNIMO TOPÓNIMO-y. En esta última, la letra –y marca el sufijo gentilicio semítico, añadido a nombre de lugar para indicar “(procedente) del lugar X”. Este paralelo estructural convenció a Masson de que la lengua de la tablilla era semítica, probablemente el mismo ugarítico, y decidió leer la secuencia silábica 51-28 como bi-nu, a partir de la palabra ugarítica bn /binu/, “hijo”.

Por su lado, John Chadwick (1979, 1987) estaba convencido de la teoría de que el chiprominoico era el “puente” entre la Lineal A y el chiprogriego. Este autor insistió en la existencia de una serie de equivalencias entre signos de las tres escrituras a nivel de forma, en las que los valores fonéticos de los silabogramas y la Lineal A y chiprogriego eran, además, muy similares o idénticos.

Lineal A Chiprominoico Chiprogriego
󰔃 ro? 05 󱂬 󱜓 lo
𐘅  󰔐 na 08 󱀡 󱂴 󱜘 󱞾 na
𐘂  󰔈 pa? 06 󱀞 󱜝 pa
󰔥  󰔧 po? 12 Description: Description: ENKO_Abou_061_12_draw.jpg   󱀩 󱜠 󱠇 po
󰔁 da 04 󱂫 󱜢 ta
𐘠 󰕵 ti 23 󱀵 󱠌 󱟊 ti
󰀄  𐀵 to? 13 󱀣 󱡐 󱡑 to
󰕩 sa?? 82 󱁵  󱁷 󱜭 sa
𐘈 se? 44 󱁑  󱁒 󱜮 󱟕 se
Tabla 2. Ejemplos de comparaciones entre signos de la Lineal A, del chiprominoico y del silabario chiprogriego similares en su forma esquemática y su valor fonético.

 Masson (1974), de hecho, siguió un acercamiento comparativo similar y atribuyó valores fonéticos experimentales a nueve signos, incluyendo 06 > pa, 09 > li e 104 > i. De ahí resultó al menos una identificación onomástica prometedora. La secuencia 104-09-06-09, en una bola de arcilla de Enkomi, se podía leer como i-li-pa-li, muy similar al antropónimo ugarítico i͗lbl /’Ilība‛lu/, “Mi dios es Ba‛lu”. Además, tres posibles antropónimos en la tablilla RASH Atab 004, de la misma ciudad de Ugarit, empezaban asimismo con el segmento 104-09- > i-li-, comparable al elemento onomástico ugarítico /’Ilī/, “Mi dios”. Sin embargo, las investigaciones de Masson no llevaron a una lectura completa y totalmente convincente de la tablilla.

Claudio Saporetti (1976) intentó nuevas identificaciones de antropónimos semíticos en la tablilla RASH Atab 004. Su acercamiento fue “combinatorio”, ya que trató de transcribir en su totalidad secuencias con signos que Masson aún no había transliterado, pero simultáneamente comparativo, al buscar lecturas apoyadas en parecidos con silabogramas de la Lineal B y de la escritura chiprogriega. Entre sus identificaciones más atractivas estuvieron 104-09-55-09-70 → i-li-mi-li-ki (cf. el antropónimo ugarítico ilmlk) y 21-82-75-51 → ko-ša-ra-bi (cf. el antropónimo Kušarabi, también en Ugarit). Estas propuestas tenían ciertos puntos fuertes: se trata de nombres de persona atestiguados en fuentes cuneiformes; leer los signos 70 como y 87 respectivamente como ki y ša tenía más sentido en función de sus equivalentes gráficos en los silabarios del Egeo y en el chiprogriego; y el signo 51 como bi era consistente con la idea de Masson de que 51-28 ocultaba la voz oeste-semítica binu, “hijo”. El problema es que el valor lógico de estas ideas, ahora más claro en retrospectiva, quedó tal vez ofuscado por el hecho de que el mismo artículo planteaba también identificaciones menos plausibles de secuencias de la Lineal A. La aportación de Saporetti no tuvo todo el impacto que podría haber tenido.

Algunos años más tarde, el físico y matemático Werner Nahm (1981) publicó un corto pero ambicioso artículo. En él, propuso asimilar ciertos signos chiprominoicos como meras variantes, comparó varios de ellos con signos de la Lineal A y del chiprogriego, sugiriendo valores fonéticos en función de esas equivalencias y, finalmente, hizo un nuevo intento de transcribir la tablilla RASH Atab 004 y otros textos. El esquema de Nahm dio como resultado varias de las identificaciones ya vistas en los trabajos de Masson y Saporetti, pero introdujo también novedades. Una de ellas fue la modificación del valor hipotético del signo 55 de mi para ma, que permitió una lectura de la secuencia 104-09-55-09-70 (i-li-ma-li-ki “Mi dios es rey”) más afín al vocalismo esperado de en la palabra ugarítica mlk, “rey” (en cuneiforme silábico, malku), y condujo a otras identificaciones plausibles, como 55-25-51-40 > ma-ka-pi-yi, “(originario) del poblado de Maʔqabu” (cf. ugarítico mʕqby, el adjetivo toponímico referente al lugar de Maʔqabu, escrito en cuneiforme silábico como URUMa(ʔ)qab-) o 104-09-04-55-96 > i-li-ta-ma-ri (cf. el antropónimo ugarítico ilṯtmr /ʔIlīθtamar/ o /ʔIlīstamar/). Por otro lado, Nahm transliteró la secuencia 102-73-04-97, inscrita en diferentes objetos de la isla de Chipre, como a-mo-ta-ro, comparándola con a-mu-ta-ri ~ a-mu-ta-ra, el nombre (no semítico y no hurrita) de un funcionario del rey ˁAmmištamru II de Ugarit (1260-1235 a.n.e.). No obstante, no todos los elementos de sus propuestas fueron tan plausibles. Nahm transliteró el signo 28 como ru y ello, a su vez, le hizo plantear la lectura de la “secuencia clave” como 51-28 > pi-ru. Después, la interpretó a la luz de la palabra aramea bar, “hijo”, sugiriendo de manera poco plausible que la tablilla estaba inscrita en una forma arcaica del arameo, que no está atestiguado como lengua utilizada en Ugarit. Tal vez por este detalle menos acertado y la brevedad con la que expuso sus propuestas, las investigaciones de Nahm tuvieron la misma suerte que las de Masson y Saporetti, quedando sin mayor acogida.

Avances recientes (2007-presente)

Los estudios del chiprominoico experimentaron un enfriamiento entre el fin de la década de 1980 y el presente siglo. Hasta tiempos relativamente recientes, los estudios del chiprominoico padecían de una importante laguna: una compilación global de las inscripciones chiprominoicas. La primera fue publicada en 2007 por Jean-Pierre Olivier, con el título de Édition holistique de textes chypro-minoens. La obra viene acompañada de transcripciones de todos los textos y de un listado de signos en el que propuso reducir el número de silabogramas a 96, en resultado de la reinterpretación de varios signos del repertorio de Masson como meros alógrafos (variantes). Este primer corpus siguió el esquema de Masson, con pocas modificaciones: Olivier renombró el chiprominoico arcaico como “CM 0” y lo restringió a una única inscripción (la tablilla de arcilla ENKO Atab 001), además de redefinir el CM 3 como el conjunto de todas las inscripciones procedentes de Ugarit, y no necesariamente representativo de un sistema de escritura distinto. Su trabajo supuso un salto en las posibilidades de investigación, al igual que la publicación de otro corpus, Cypro-Minoan Inscriptions, este más enfocado en las inscripciones como objetos y sus contextos arqueológicos, de la mano de Silvia Ferrara (2012, 2013a).

Con todo, ya en 1989 Thomas Palaima argumentó que la división del chiprominoico en cuatro posibles sub-escrituras es muy probablemente «inválida». Su crítica apuntó que la división se basó en criterios frágiles, como la apariencia superficial y especulaciones sobre las lenguas representadas por las inscripciones, sin considerar los factores materiales que afectan a la forma de los signos (soporte y técnica de escritura). Más recientemente, otros autores, como Davis (2011) y Ferrara (2012, 2013b), han formulado críticas en la misma línea. Por ejemplo, tanto en el signario de Masson como en el de Olivier, el signo 74 figura en el CM 2 y CM 3, pero no en el CM 1. Según el esquema tradicional, esto implicaría que el signo fue una nueva creación para adaptar estas escrituras derivadas a las nuevas lenguas que debían transcribir (según Masson, el hurrita y el ugarítico). Sin embargo, ¿cómo pudo el mismo signo ser creado de manera independiente dos veces, en dos lugares distintos? Sería más plausible pensar que el signo existía también en CM 1 y que sólo no lo vemos allí porque hasta ahora no se ha encontrado ninguna inscripción de este “grupo” que lo conserve. Pero, entonces, debemos aceptar este planteamiento para otros signos en la misma situación y ponderar que la teoría de Masson no tiene razón de ser. Otro problema importante de la investigación a la hora de establecer un listado de signos fidedigno ha sido que, hasta la publicación de Olivier, no había forma de estudiar la variación paleográfica de los signos chiprominoicos y discernir adecuadamente entre signos (grafemas) y meras variantes de signos (alógrafos). No obstante, el mismo signario de Olivier plantea como grafemas distintos formas idénticas (por ejemplo, los números 50 y 51) sólo por el hecho de estar atestiguadas en subcorpus diferentes; como si la división en sí, más que el análisis paleográfico, fuese el criterio para identificar los signos.

En nuestras investigaciones recientes, presentadas en Valério (2016), hemos tomado como punto de partida ciertos subgrupos de inscripciones con un estilo epigráfico homogéneo y textos relativamente extensos. Por un lado, es evidente que ninguno de estos subgrupos contiene más de 57-59 signos silábicos. Por otro lado, el análisis paleográfico en Valério (2016), que plantea fusionar varios signos como meros alógrafos (variantes), apunta a que el número de signos individuales de la escritura chiprominoica esté entre 57 y 70.

Figura 5. Signario “de trabajo” propuesto en Valério (2016). Este signario plantea una serie de asimilaciones o separaciones de formas de signos respecto al listado de Olivier (2007a), y así lo reduce a entre 57 a 70 grafemas. A la espera de un desciframiento definitivo, estos planteamientos son hipótesis de trabajo que deben ser continuamente testadas con material epigráfico. Por esa razón, se conserva la numeración de Olivier, que permite “revertir” cualquier fusión o separación de signos.

Este número refleja un signario diferente del repertorio de 96 silabogramas de Olivier (2007a), más congruente para una escritura adaptada de la Lineal A (con c. 90 silabogramas, o tal vez menos) y que, después, sirvió de modelo para el silabario chiprogriego (con 54 silabogramas). Nuestras investigaciones coinciden asimismo con las opiniones anteriores de que la división del chiprominoico en múltiples sistemas de escritura es inválida, al menos en la forma teorizada por Émilia Masson.

Asimismo, estas investigaciones recientes han incidido sobre los posibles valores fonéticos de los signos chiprominoicos. Este segundo objetivo se ha estructurado en una metodología con tres pasos (una idea ya planteada por Nahm 1981, y Facchetti, Negri y Notti 2013, pero sin un desarrollo sistemático). Los dos pasos iniciales visaron dar con indicios independientes que sugiriesen valores fonéticos hipotéticos. Por un lado, se compararon los signos chiprominoicos en cuanto a forma y valor fonético con los signos del silabario chiprogriego (descifrado) y de la Lineal A (parcialmente legible). Se tuvo en cuenta la variación paleográfica total de los signos y no los dibujos estandarizados que abstraen un “tipo”. Por otro lado, se llevó a cabo un estudio estructural, que analizó: (1) la distribución y frecuencia de los signos en las secuencias; (2) las alternancias de grafemas de posible valor fonético similar como resultado de mecanismos morfológicos de la lengua representada (el mismo método propuesto por Alice Kober, con éxito, para descifrar la Lineal B); y (3) posibles correcciones de escriba en algunas inscripciones.

Tabla 3. Ejemplo de la aplicación del método de Alice Kober con cinco secuencias relacionadas de las tablillas ENKO Atab 003 y 004 (É. Masson 1970).

Los valores fonéticos sugeridos por estos dos métodos fueron después testados por un tercer método: la transcripción experimental de ciertas inscripciones chipromoinoicas, incluyendo las tablillas RASH Atab 004 de Ugarit, para averiguar si dichas transcripciones podían descubrir elementos lingüísticos conocidos a partir de fuentes externas, como sean la documentación cuneiforme de Ugarit.

Los resultados de estas investigaciones aguardan aún su publicación en un formato definitivo, pero son alentadores. En cuanto a la tablilla RASH Atab 004, la mayoría de los resultados más importantes de Masson, Saporetti y, sobre todo, Nahm se ha visto confirmada y reforzada. Su texto puede plantearse, de momento, como un listado de personas con nombres bien atestiguados en Ugarit, la mayoría oeste-semíticos. La Tabla 4 muestra el resultado de la interpretación de ocho secuencias que, por su extensión (cuatro o más signos) y por el hecho de repetir silabogramas, difícilmente puede ser casual:

Transnumeración Transliteración Probable pronunciación Paralelos onomásticos en Ugarit
55-25-51-40 ma?-ka??pi?ji? /Maˁqabiyi/       mʕqby < topónimo URUMa(ˀ)qab
104-09-71-100 i-lija?ni?         /ˀIlīyāni/           ilyn = DINGIR-ianu
41-71-100-40 zi?ja?ni?ji? /Tsiyānniyi/ syny < topónimo URUSiya(n)ni/a
104-09-04-55-96 i-li-ta-ma?-ri /ˀIlī(θ)tamar/ o /ˀIlī(θ)tamri/ ilṯtmr (cf.-ištamru)
21-82-75-51 ko-sa-ra-pi? /Kōθarabī/        Kušarabi
104-09-55-09-70 ilima?liki /ˀIlīmalik/ ilmlk
19-91-73-23 u-mi?-mo?-ti /ˀUmmimōti/     ummt (cf. Ummi-)
51-28 | 55-70 pi?-lu? | ma?ki? /binu ma(l)ki/   bn mlk (cf. malku)
Tabla 4. Secuencias de la tablilla RASH Atab 004 de cuatro o más signos y su lectura e interpretación en Valério (2016, pero véase ya Nahm 1981 para seis de los ocho casos). La presencia de uno o dos interrogantes señala, respectivamente, si un valor fonético ha sido apoyado sólo por uno o por dos métodos (estructural y comparativo). En negrita, los silabogramas que repiten en más de una secuencia, disminuyendo la posibilidad de que el resultado sea accidental. Los paralelos ugaríticos en escritura alfabética y silábica pueden consultarse en Del Olmo y Sanmartín (2003).

 

Un ejemplo crucial es la “secuencia clave” 51-28. Hemos visto que Masson había “impuesto” la transcripción de estos signos como bi-nu, únicamente por el supuesto de que la lengua del texto debería ser semítica, sin confirmación independiente. Por su parte, Nahm (1981) la leyó como pi-ru y propuso una etimología aramea históricamente poco plausible. En cambio, el sistema en Valério (2016) produce la lectura pi?lu?, la cual, sin forzar ni el material ni la interpretación, puede plantearse como una transcripción aproximada de la voz oeste-semítica /binu/ “hijo”, en las formaciones antroponímicas de la tablilla. Al mismo tiempo, la única entrada repetida de la tablilla que contiene también la secuencia clave, 51-28 55-70, se transcribiría como pi?lu? ma?ki?. Podría tratarse de un título honorífico ugarítico que está bien atestiguado: bn mlk /binu ma(l)ki/, “hijo del rey”. La consonante líquida en final de sílaba de la segunda palabra estaría “camuflada” por la ortografía, pero tal mecanismo existe también en la Lineal B (véase la voz pe-ma /spérma/, “semilla”, en griego micénico). Asimismo, que se trate de un título y no de un antropónimo concuerda bien con el hecho de que esta es la única entrada repetida de la tablilla.

Además de la identificación de antropónimos presentes en fuentes externas, otro resultado significativo es la detección en epígrafes procedentes de la isla de Chipre de un sufijo gramatical en -o-ti. Esta identificación refuerza sugerencias anteriores de Émilia Masson (1971) y Yves Duhoux (2009). El sufijo, tal vez con una función genitiva, tiene un paralelo en la llamada lengua eteochipriota, escasamente documentada en inscripciones en silabario chiprogriego, en el I milenio a.n.e. Así, el par 103-73-04-97 > a-mo?-ta-ro ~ 103-73-04-97-23 > a-mo?-ta-ro-ti, que dice respecto a un antropónimo posiblemente chipriota que ya mentamos anteriormente, o 82-06-82-88-23 > sa?-pa?-sa?-jo-ti, inscrito sobre un cuenco de plata hallado en Skales (en Palaipaphos o Viejo Pafos), y que podría representar la forma posesiva chipriota del nombre ugarítico *Šapšāyu (atestiguado como špšy en escritura cuneiforme alfabética). Como ya han planteado otros investigadores, cabe la posibilidad de que el eteochipriota, una lengua nativa de Chipre, esté estrechamente relacionado con la lengua de las inscripciones chiprominoicas, hablada en la isla a finales del milenio anterior. En conclusión, el chiprominoico está aún lejos de poder considerarse descifrado, pero se han abierto vías de investigación muy prometedoras.

Última versión del texto: 30/07/ 2019

Bibliografía

Compilaciones de material epigráfico

Daniel, J. F., 1941, “Prolegomena to the Cypro-Minoan Script”, American Journal of Archaeology 45/2, 249-282.

Ferrara, S., 2012, Cypro-Minoan Inscriptions. Volume I: Analysis, Oxford, Oxford University Press.

Ferrara, S., 2013a, Cypro-Minoan Inscriptions. Volume II: Corpus. Oxford, Oxford University Press.

Masson, O., 1957, “Répertoire des inscriptions chypro-minoennes”, Minos 5, 9-27.

Masson, O., 1969, “Documents chypro-minoens de Ras Shamra”, en C. F. A. Schaeffer (dir.), Ugaritica VI, Paris, 379-392.

Olivier, J.-P., con la colaboración de Vandenabeele, F., 2007a, Édition holistique des textes chypro-minoens, Pisa / Roma, F. Serra.

General

Davis, B., 2011, “Cypro-Minoan in Philistia?”, Kubaba 2, 49-92.

Chadwick, J., 1979, “The Minoan Origin of the Classical Cypriot Script”, en V. Karageorghis (ed.), Acts of the International Archaeological Symposium: the relations between Cyprus and Crete, ca. 2000-500 B.C., Nicosia 16th April-22nd April 1978, Nicosia, Department of Antiquities, 139-143.

Chadwick, J., 1987, Linear B and Related Scripts (Reading the Past). Berkeley/Los Angeles, University of California Press.

Del Olmo Lete, G. y Sanmartín, J., 2003, A Dictionary of the Ugaritic Language in the Alphabetic Tradition. Translated by W. G. E. Watson. Part 1 & 2. Leiden / Boston, Brill.

Duhoux, Y., 2013, “Non Greek languages of ancient Cyprus and their scripts: Cypro‐Minoan 1–3”, en P. M. Steele (ed.), Syllabic Writing on Cyprus and its Context, Cambridge / Nueva York, Cambridge University Press,107‐131.

Egetmeyer, M., 2010, Le dialecte grec ancien de Chypre. Tome I: Grammaire; Tome II: Répertoire des inscriptions en syllabaire chypro-grec, Berlin / Nueva York, De Gruyter.

Egetmeyer, M., 2013, “From the Cypro‐Minoan to the Cypro‐Greek Syllabaries: Linguistic Remarks on the Script Reform”, Syllabic Writing on Cyprus and its Context, Cambridge / Nueva York, Cambridge University Press, 107‐131.

Egetmeyer, M., 2014, “Sur l’etat de la recherche en ecriture chypro-minoenne”, Res Antiquae 11, 101-118.

Egetmeyer, M., 2016, “Appendix V: A bronze bowl from Palaepaphos-Skales with a new Cypro-Minoan inscription from the Cypro-Geometric period”, en V. Karageorghis y E. Raptou (eds), Palaepaphos-Skales. Tombs of the Late Cypriot IIIB and Cypro-Geometric Periods (Excavations of 2008 and 2011), Nicosia, Cyprus Institute, 131-136.

Evans, A. J., 1909, Scripta Minoa: the Written Documents of Minoan Crete, with Special Reference to the Archives of Knossos, vol. I. Oxford, Clarendon.

Facchetti, G. M., Negri, M., y Notti, E., 2013, “Epigraphy and Linguistic History of Cyprus: Status and Perspective”, Pasiphae 7, 57-66.

Ferrara, S., 2013b, “Writing in Cypro-Minoan: one script, too many?”, en P. M. Steele (ed.), Syllabic Writing on Cyprus and its Context, Cambridge / Nueva York, Cambridge University Press, 49-76.

Ferrara, S., y Valério, M., 2017, “Contexts and Repetitions of Cypro-Minoan Inscriptions: Function and Subject-Matter of the Clay Balls”, BASOR 378, 71-94.

Hiller, S., 1985, “Die kyprominoische Schriftsysteme”, Archiv für Orientforschung 20, 61-102.

Masson, É., 1970, “Remarques sur le grand fragment de tablette chypro-minoenne trouvé à Enkomi en 1953”, Studi Micenei ed Egeo-Anatolici 11, 73-95.

Masson, É., 1971, Étude de vingt-six boules d’argile inscrites trouvées a Enkomi et Hala Sultan Tekke (Chypre), Gotemburgo, P. B Åstroms Förlag.

Masson, É., 1974, Cyprominoica: répertoires; documents de Ras Shamra; essais d’interprétation, Gotemburgo, P. B Åstroms Förlag.

Nahm, W., 1981, “Studien zur kypro-minoischen Schrift”, Kadmos 20, 52-63.

Olivier, J.-P., 2007b, “Las escrituras egeas: «jeroglífica» cretense, lineal A, lineal B, chiprominoicas y escrituras silábicas chipriotas del I milenio antes de nuestra era”, Faventia Supplementa 1 – Actas del Simposio Internacional: 55 Años de Micenología (1952-2007), Bellaterra, 15-35.

Olivier, J.-P., 2013, “The Development of Cypriot Syllabaries, From Enkomi to Kafizin,” en P. M. Steele (ed.), Syllabic Writing on Cyprus and its Context, Cambridge / Nueva York, Cambridge University Press, 7-26.

Palaima, T. G., 1989, “Cypro-Minoan Scripts: Problems of Historical Context”, en Y. Duhoux, T. G. Palaima y J. Bennet (eds.), Problems in Decipherment, Lovaina la Nueva, Peeters, 121-187.

Saporetti, C., 1976, “Ipotesi su alcuni segni del sillabario ciprominoico”, Studi Ciprioti e Rapporti di Scavo 2, Roma, 89-108.

Steele, P. M., 2013, A Linguistic History of Cyprus: The Non-Greek Languages, and their Relations with Greek, c.1600-300 BC. Cambridge / Nueva York, Cambridge University Press.

Valério, M., 2013, “Problems of Cypro-Minoan Paleography: The Case of Sign Shapes 08, 13 and 78”, Kadmos 52, 111-134.

Valério, M. 2014, “Seven uncollected Cypro-Minoan inscriptions”, Kadmos 53/1-2, 111-127.

Valério, M., 2016, Investigating the Signs and Sounds of Cypro-Minoan. Tesis de doctorado, Universidad de Barcelona.

Valerio M., 2017, Script comparison in the investigation of Cypro-Minoan, en Steele P.M. (ed.), Understanding Relations Between Scripts: The Aegean Writing Systems, Oxford, Oxbow, 127-161.

Valério, M., 2018, “Cypro-Minoan: An Aegean-Derived Syllabary on Cyprus (and Elsewhere)”, en S. Ferrara y M. Valério (eds.), Paths Into Script Formation in the Ancient Mediterranean (Studi Micenei ed Egeo-Anatolici NS Supp. 1), Roma, Edizioni Quasar, 103-128.

Cite this article as: M. Valério, “El chiprominoico: avances en los estudios de desciframiento”, in N. Moncunill (ed.), Cracking lost scripts, 27/12/2023, https://lostscripts.hypotheses.org/1418.


OpenEdition suggests that you cite this post as follows:
lostscripts (December 28, 2023). El chiprominoico: avances en los estudios de desciframiento. Cracking lost scripts. Retrieved July 25, 2024 from https://doi.org/10.58079/vf2c


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search