EL DESCIFRAMIENTO DEL FENICIO

Autor: Bartomeu Obrador Cursach (IPOA-UB)

Hay quien sitúa el punto de partida de los estudios fenicios en la obra de Samuel Bochart (1651, Geographica Sacra, Vol. II: Chanaan, seu de colonias et sermone Phoenicum ‘Canaán o sobre las colonias y la lengua de los fenicios’), en la que se dio un protagonismo insólito a la cultura fenicia y se interpretó todo tipo de topónimos con esta perspectiva. Sin embargo, no se puede hablar de un estudio científico de la lengua y la escritura fenicias hasta la aparición de su desciframiento por el abate Jean-Jacques Barthélemy (1716-1795) y del simultáneo trabajo de John Swinton (1703–1777), en el contexto de la Europa ilustrada en la que el estudio de los restos del pasado empezó a sistematizarse.

            J.-J. Barthélemy había presentado en 1754 (aunque se publicaría en 1759) su desciframiento de la escritura y la lengua de las inscripciones de la ciudad de Palmira basándose en las bilingües greco-palmirenas, un desciframiento que según el mismo autor le había llevado una tarde. A pesar de que hoy en día resulte una obviedad, esta metodología fue un avance considerable en su época y sería un referente para otros desciframientos como el del egipcio a manos de Jean-François Champollion unas décadas después. J.-J. Barthélemy trabajó con un corpus realmente pequeño, aunque de buena calidad para su estudio: contaba con los dos agyieî (pilares representativos de un dios) con la misma inscripción fenicia y griega de Malta (véase Fotografía 1 y Tabla 1) y una pequeña colección de doce monedas fenicias, algunas con leyenda también griega (Véase Tabla 2 y Composición 1). Su metodología y sus intuiciones, consolidadas por su experiencia previa con el palmireno y la numismática (en efecto había sido garde del Cabinet des médailles des rois de France), fueron certeras. Así pues, reconoció nombres propios y concluyó que el sistema de escritura era sinistrorso (se debía leer de derecha a izquierda) y de tipo consonántico (un abyad íntimamente ligado a otros sistemas de escritura del ámbito semítico) y que la lengua era realmente muy cercana al hebreo (véase Tabla 3), por tanto una lengua semítica noroccidental (junto al arameo y el ugarítico, a parte de otras lenguas menos documentados). Una vez descifrado el sistema de escritura, la proximidad genética a lenguas tan bien conocidas como el hebreo y el arameo hizo que la interpretación y lectura de los textos que iban apareciendo fuera relativamente fácil. Sus primeros resultados fueron presentados en una conferencia el 12 de abril de 1758, aunque no se publicarían hasta 1764.

Fotografía 1. Uno de los dos agyieî de mármol dedicados a Melqart en Malta, s. II a.C. (CIS I 122 bis = KAI 47), conservado en el Musée du Louvre. La inscripción fenicia y griega se encuentra en el pedestal. Fotografía: R. Muscat (CC BY-SA 2.0).

Tabla 1. Texto de uno de los dos cipos de mármol dedicados a Melqart en Malta, s. II a.C. (CIS I 122 bis = KAI 47). Traducción del fenicio de J. A. Zamora (2011, 288). Nótese que el texto griego es más breve y que la onomástica es propia de la tradición griega: Abdosir es Dionisio y Osirshamar es Sarapión.

Nº de Barth.Topónimo FenicioCiudadEn otras lenguas
1𐤑𐤓
ṣr
Tiro  Hebreo צוֹר ṣor Griego Τύρος Týros  
3𐤑𐤃𐤍
ṣdn
Sidón  Hebreo צִידוֹן ṣīdōn Griego Σιδών Sidṓn  
6  𐤋𐤀𐤃𐤊𐤀 lʔdkʔ  Laodicea en Fenicia (= Beirut)  Griego Λαοδίκεια Laodíkeia Latín Laodicea  
7𐤒𐤓𐤕𐤇𐤃𐤔𐤕 qrtḥdštCartago  Latín Cart(h)āgō Griego Καρχηδών Karkhēdōn   (Hebreo חֲדָשָׁה קֶרֶת qeret ḥadašah, lit. ‘ciudad nueva’)  
Tabla 2. Algunos de los topónimos identificados por Barthélemy (1764). Nótese que su moneda nº 6 es de hecho un nombre griego dado en tiempos del Imperio Seléucida y que el nº 7 es una formación transparente a partir del hebreo.
FenicioHebreoSignificado
𐤀𐤃𐤍 ʔdnאָדוֹן ʔādon‘señor’
𐤁𐤏𐤋 bʕlבַּעַל baʕal‘amo’, ‘Baal’
𐤀𐤇 ʔḥאָח ʔāḥ‘hermano’
𐤁𐤍 bnבֵּן ben‘hijo’
𐤒𐤋 qlקוֹל qol‘voz’
Tabla 3. Comparación entre algunos términos fenicios de los agyieî de Malta y sus cognados hebreos.

 

            A pesar de que los avances de Barthélemy fueron la base de todos los trabajos posteriores, todavía le quedaban algunos frentes por resolver y sus obras contenían algunos errores, como su confusión de la letra šin por ḥe o las interpretaciones de dos inscripciones de Kition (Chypre) que Richard Pococke había publicado en 1745 con algunos desafortunados errores. El profesor de Oxford John Swinton también había trabajado de forma paralela en el desciframiento del fenicio y los dos estudiosos entablaron una larga disputa sobre algunos detalles. Es curioso, sin embargo, que Swinton también se equivocarse en la lectura de la letra šin, al confundirla con una mem. Sea como sea, las aportaciones de J. Swinton o de J.-J. Barthélemy fueron más o menos coetáneas y paralelas, aunque hay cierta tendencia a enfatizar el trabajo de uno  por sobre del otro según la adscripción nacional y la tradición académica del autor que narra la historia de los estudios fenicios.

Composición 1. Copia de J.-J. Barthélemy (1764, 427 medailles nº. 1) de la moneda de Tiro (SNG Spaer 1670) ff.) acuñada bajo el reinado de Demetrio II Nicátor (140-139 a.C.).

            Siguiendo la estela de ambos estudiosos, con los que mantuvo correspondencia, el valenciano Francisco Pérez Bayer se introdujo de pleno en el desciframiento del fenicio con la publicación Del Alfabeto y Lengua de los Fenices y sus colonias (1772), un anexo a la la traducción de Salustio del infante Gabriel Antonio de Borbón. Basándose especialmente en el estudio de las inscripciones procedentes de Hispania, Sicilia, Malta y el norte de África, mejoró algunas lecturas e interpretaciones anteriores, incluyendo una mejor interpretación de las inscripciones greco-fenicias de Malta. De hecho, leyó correctamente la letra šin, lo que le permitió identificar varias palabras de estas famosas inscripciones: el demostrativo ‘este’ el numeral dos (šn), el verbo šmʕ ‘ha escuchado’) y el antropónimo ʔsršmr. Tras su intervención la interpretación de ambas inscripciones quedaba práctiamente cerrada, sólo tuvo un problema con una letra que no se veía en la copia de J.-J. Barthélemy en que se basó; también cometió un error en el valor del relativo ʔš, que, sin embargo, había leído correctamente. También a Fr. Pérez Bayer se debe la lectura de tres monedas púnicas de Gadir (Cádiz) que pudo consultar directamente. A pesar de algunos otros errores cometidos Fr. Pérez Bayer, la correcta interpretación de la letra šin supuso el final del desciframiento de la escritura fenicia (Tabla 4).

Fotografía 2. Retrato de Francisco Pérez Bayer en 1781. Autor: Joaquín Inza y Ainsa (1736-1811).

            Tras estos pasos iniciales, sería el momento de las grandes recopilaciones epigráficas (como el CIS y el KAI) y estudios lingüísticos del s. XIX y XX, que  evidenciarían la  extensión de la lengua y la escritura fenicias por todo el Mediterráneo, desde Canaán hasta la actual Lisboa, entre el s. XI a.C. y, en su variante púnica, el s. IV d.C. Además, también confirmaría el origen fenicio del alfabeto griego del que ya informaban los historiadores antiguos que hablan de las Φοινίκεια γράμματα (Phoiníkeia grámmata) ‘letras fenicias’. Además, el fenicio también vino a explicar el origen de las escrituras hebreas, arameas, árabes y tantas otras del Oriente Próximo y, por su colonización temprana, de la Península Ibérica en la antigüedad. Sin embargo, quizá lo más relevante del desciframiento del alfabeto fenicio sea la metodología iniciada para su culminación (uso de bilingües, comparatística, depuración de variantes, etc.), puesto que sería un referente para los sucesivos desciframientos que se han dado desde entonces.

Letra feniciaTranscripción
𐤀ʔ
𐤁b
𐤂g
𐤃d
𐤄h
𐤅w
𐤆z
𐤇
𐤈
𐤉y
𐤊k
𐤋l
𐤌m
𐤍n
𐤎s
𐤏ʕ
𐤐p
𐤑
𐤒q
𐤓r
𐤔š
𐤕t
Tabla 4. Las letras del abyad fenicio y su transcripción. El orden de las letras corresponde al propio de la tradición fenicia, conservado también en hebreo y arameo y, parcialmente, en el alfabeto griego.

 

Selección bibliográfica:

Barthélemy, J.-J., 1764, “Réflexions sur quelques monuments Phéniciens, et sur les alphabets qui en résultent”, Mémoires de littérature, tirés des registres de l’académie royale des inscriptions et belles-lettres, 30, 405–427. Disponible en: https://archive.org/stream/histoiredelaca30acad#page/405/mode/1up [Fecha consulta: 16/01/2019].

Briquet-Chatonnet, Fr., 2009, “L’abbé Barthélemy, déchiffreur du palmyrénien et du phénicien”, en Lion, B. y Michel, C. (dirs.), Histoires de déchiffrements.  Les écritures du Proche-Orient à l’Egée, Paris, Editions Errance, 169–181.

CIS = Corpus inscriptionum Semiticarum, 1881–1962, Paris, e Reipublicae Typographeo.

Delcor, M. 1991, “L’alphabet phénicien : son origine et  sa diffusion de Samuel Bochart à Emmanuel de Rougé. Trois siècles de recherches : XVIIe – XIXe s.”, en Baurain, Cl., Bonnet, C. y Krings,  V. (eds.), Phonikeia Grammata. Lire et écrire en Méditerranée. Actes du Colloque  de Liège, 15-18 novembre  1989, Namur, Société des Études Classiques, 21–32.

Friedrich, J. y Röllig, W., 19702, Phönizisch-Punische Grammatik, Roma, Pontificium Institutum Biblicum.

Jongeling, K., 1994, NorthAfrican names in Latin sources, Leiden, Research School CNWS Disponible en: http://www.punic.co.uk/phoenician/latnames/latnames.html [Fecha de consulta: 21/01/2018].

KAI = Donner, H. y Rollig, W., 1962–1964 Kanaanäische und Aramäische Inschriften, Wiesbaden, Otto Harrassowitz.

Pérez Bayer, F., 1772, “Del alfabeto y lengua de los Fenices, y de sus colonias”, en Cayo Salustio Crispo, La Conjuración de Catilina y la guerra de Jugurta, Traducción del infante Gabriel de Borbón, Madrid, Joachin Ibarra, 337–378. Disponible en: https://books.google.es/books?id=0AUWnQEACAAJ&hl=es&source=gbs_navlinks_s [Fecha consulta: 15/01/2019].

Swinton, J., 1750, Inscriptiones Citiæ, sive in binas inscriptiones phoenicias inter rudera Citii nuper prepertas, coniecturæ, Oxford.

Vidal, J., 2013, “Francisco Pérez Bayer y lose studios de epigrafía fenicia”, Aula Orientalis 31, 2, 323-332.

Zamora, J. A., 2010, “La epigrafía fenicia: historia, situación y algunas perspectivas”, en Carrasco Serrano, Gr. y Oliva  Mompeán, J. C. (coords.), El Mediterráneo antiguo: lenguas y escrituras, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 95–157.

Zamora, J. A., 2011, “Religión y lenguas fenicias”, en Martínez Delgado, J., El viaje lingüístico de la Biblia, Granada, Editorial Universidad de Granada, 46–66, 259–265, 286–294 y 316–318.

 Cite this article as: B. Obrador Cursach, “El desciframiento del fenicio”, in N. Moncunill (ed.), Cracking lost scripts, 28/12/2023, https://lostscripts.hypotheses.org/1484.

 

 


OpenEdition suggests that you cite this post as follows:
lostscripts (December 28, 2023). EL DESCIFRAMIENTO DEL FENICIO. Cracking lost scripts. Retrieved July 25, 2024 from https://doi.org/10.58079/vf2d


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search