EL DESCIFRAMIENTO DE LAS ESCRITURAS PALEOHISPÁNICAS, UNA HISTORIA CON MUCHOS BACHES

Autora: Aránzazu López Fernández (Investigadora en Formación FPI de la Universidad del País Vasco, UPV/EHU)

Desde el s. VII a.C. la Península Ibérica entró a formar parte de la historia de la escritura cuando en el suroeste de la península se creaba la primera de las escrituras indígenas para anotar una lengua autóctona, la perteneciente a las estelas del suroeste.  A partir de este siglo se fueron sucediendo hasta cuatro escrituras diferentes, relacionadas entre sí —a excepción de una de ellas, la greco-ibérica— hasta su desaparición en el s. I d.C. bajo el dominio de Roma. En ese momento se impone la escritura y la lengua latina como medio de comunicación en la península ibérica y estas escrituras enmudecen hasta el s. XVI, donde comienza nuestra historia de su desciframiento.

Las escrituras paleohispánicas indígenas —la de las estelas del suroeste (VII-VI a.C.) (fig. 1), la meridional o suroriental  (V a.C. – I d.C.), la levantina o nororiental (IV a.C. – I d.C.) y la celtibérica (II a.C. – I d.C.)— poseen la misma tipología de sistema de escritura, es decir, un semisilabario, sistema que fuera del territorio peninsular sólo fue usado para el antiguo persa. Este sistema de escritura posee signos silábicos para representar las consonantes oclusivas (t/d, k/g y b), que no diferencian gráficamente sonoridad en todas las inscripciones. Sólo algunas adoptaron el sistema llamado dual de escritura, en el que añadiendo un trazo al signo notaban esta diferencia de sonoridad. En el caso de la serie labial no era necesario, dado que las lenguas paleohispánicas (a excepción del lusitano) no poseían el sonido labial sordo (la p). El resto de sonidos, es decir, vocales (a, e, i, o, u y ḿ, esta última posible vocal nasalizada), vibrantes (r, ŕ), silbantes (s, ś), nasales (n, m) y lateral (l) son representadas mediante un signo simple. A ellas se añadió en el s. IV a.C. —hasta el III a.C.—la escritura greco-ibérica, una adaptación del alfabeto jonio foceo para anotar lengua ibérica, en la zona de Alicante y Murcia.

Fig. 1. Estela de Abobada (BDHesp. BEJ.06.06). Foto: Projecto Estela

Los primeros eruditos que empezaron a interesarse por las escrituras paleohispánicas lo hicieron a través de las monedas, dado que eran los únicos documentos con los que contaban entonces. Estos eruditos eran coleccionistas de monedas antiguas, muchas de ellas de “letras desconocidas”, y era muy habitual que publicaran sus colecciones. Algunas de estas monedas contenían leyendas bilingües en íbero y latín, que hicieron posible el desciframiento casual de algunos signos, siguiendo el método morfológico a través del alfabeto griego.

El primero en intentar el desciframiento fue el humanista Antonio Agustín en 1587 en su obra Diálogos de las medallas, inscripciones y otras antigüedades. Éste, tomando las leyendas monetales bilingües de las cecas de SAETABI/śaiti (fig. 2) y CEL/kelse y haciendo uso del método comparativo morfológico, acertó con la lectura de cuatro signos: dos sibilantes, l y n, además de con el punto de articulación del silabograma ke como velar sorda. Antonio Agustín observó el parecido morfológico de estos signos con las letras griegas: “(…) Deste lugar he visto vna medalla con vna cabeça de vn hombre de larga barba (…) SAETABI. De la otra parte hai vn hombre, ò mujer à cauallo con vna palma. Hai allí vnas letras Españolas desta manera SlI0. Esta medalla se pudiera poner con las de Celsa, y de Lerida que tienen letras de dos lenguages. (…) Solamente la primera puesta de lado seria Σ Griega que es la primera de Saetabi (…)”.

Fig. 2. As de la ceca de Saiti (45/44 a.C.). Foto: (http://moneda-hispanica.com/contestanos.htm)

Durante el s. XVII no hubo nuevos aciertos, sino desvaríos como los de los escandinavos Olaus Wormius en 1651 (Runir, seu, Danica literatura antiqvissima, Hafniae) y Olaus Rudbeck en 1675 quienes interpretaron las monedas de leyenda paleohispánica como visigodas con caracteres rúnicos. Y una nueva publicación de una colección numismática, Museo de las medallas desconocidas españolas, por parte de Vicencio Iván de Lastanosa en 1645, que aportó más de 176 monedas, con no muy buenos dibujos y descripciones, aunque con leyendas no muy mal copiadas.

El siglo XVIII comenzó con nuevos intentos como el del francés Nicolás Mahüdel, quien en 1725 en su obra Dissertation historique sur les médailles antiques d’Espagne realizó un conato de fijación de alfabeto hispánico primitivo. Otros, tras mucho intentarlo, se rindieron, como el deán Martí quien aseguraba que una visión le hizo abandonar la idea de publicar sistematizadas sus ideas sobre numismática y epigrafía ibéricas. O como el Padre Flórez, quien, sin embargo, en 1773 animaba a quien pudiera atreverse a acometer el desciframiento: “Si preguntas el significado, respondo, que ignoro el valor del alphabeto despues de muchos conatos y cotejos. (…) Diviertete, ò fatigate en el empeño. (…)” (Medallas de las colonias, municipios y pueblos antiguos de España. Colección de las que se hallan en diversos Autores, y de otras publicadas: con explicación y dibujo de cada una).

La figura más importante de este siglo fue el historiador, arqueólogo y literato ilustrado Luis José de Velázquez, conocido como el Marqués de Valdeflores, quien se encargó de realizar para la Real Academia de la Historia un catálogo con todo el material epigráfico paleohispánico conocido hasta el momento. Y asimismo, en 1752 publicó su propio desciframiento, que daba por seguro, en su obra Ensayo sobre los alphabetos de las letras desconocidas, que distaba de ser acertado, creyendo que el latín y el griego eran las lenguas antiguas de la península, y utilizando el método comparativo a través de los alfabetos jónico, etrusco, pelásgico, latino antiguo, gótico, rúnico, fenicio, samaritano y púnico. Sin embargo, su obra aportó grandes avances en el estudio de las escrituras antiguas de la península ibérica. Por un lado, realizó una revisión general del estado de la cuestión y una centrada en los intentos acometidos hasta su publicación, y gracias a su análisis determinó la existencia de tres alfabetos diferentes: celtibérico, turdetano y bástulo-turdetano. Además consiguió el desciframiento de varios signos: a, e, l, s y r; y acertó con los puntos de articulación de los silabogramas tu y te como dentales.

En este siglo también cabe destacar al jurista, filólogo y numismático Francisco Pérez Bayer (1711-1794), quien ya había realizado algunos avances en el desciframiento de la escritura fenicia (Del alfabeto y lengua de los fenicios y sus colonias, 1772), y leyó acertadamente en su obra Diario del Viaje que hizo desde Valencia á Andaluzia y Portugal en 1782 (Tomo III) las leyendas de Saetabis y Bilbilis, gracias a lo cual identificó el silabograma bi como oclusiva bilabial.

El siglo XIX será por fin clave para el avance significativo de los estudios paleohispánicos gracias, en gran parte, a las grandes figuras científicas que se involucraron en el tema y la aparición de textos en soportes diferentes al monetal. Todo ello culminaría en la publicación del primer corpus de epigrafía paleohispánica realizado en 1893 por el epigrafista alemán Emil Hübner. A pesar de todo ello, el comienzo de este siglo siguió lleno de despropósitos y desvaríos como el de Ignacio Pérez de Sarrió, marqués de Algorfa, quien publicó un folleto en el que pretendía leer en las monedas ibéricas, tomando como base el fenicio, nombres de reyes antiguos de España como Hércules, Necao o Nabucodonosor; el de Domenico Sestini quien le otorgaba diferentes valores a un mismo signo dependiendo de su procedencia geográfica; el de F. de Saulcy quien le daba el mismo valor a signos muy diferentes, aunque hizo un importante acopio de materiales (Essai de classification des monnaies autonomes de l’Espagne, 1840; “Notice sur quelques monnaies autonommes d’Espagne, encoré inédites oy mal décrites jusqu’a ce jour”, Revue numismatique VI, 1842, 5-11). O el del vascoiberismo con figuras como Luis Carlos Zúñiga (Plan de antigüedades españolas, reducido a 2 artículos y 80 proposiciones, Madrid, 1801) o el político y arqueólogo Juan Bautista Erro (Alfabeto de la lengua primitiva de España, 1806), que pretendía entender los textos en monedas y epígrafes paleohispánicos con la ayuda del vasco.

Sin embargo, hubo también notorios, aunque pequeños avances, en esta primera mitad del siglo XIX, como fueron el desciframiento del signo i por parte del médico Dámaso Puertas en 1821, o el de los signos u y r por parte del lingüista alemán Carl Ludwig Grotefend en 1844, en base a las leyendas monetales celtibéricas (“Zur Entzifferung Keltiberischer Münzlegenden”, Blätter für Münzkunde, IV, 125-182, Leipzig).

La segunda mitad del siglo XIX comienza con la obra del diplomático y coleccionista sueco G. D. Lorichs (1785—1855) Recherches numismatiques concernant principalement les médailles celtibériennes (1852), importante catálogo de monedas paleohispánicas. Sin embargo, su autor erró en la interpretación de sus signos como dependientes de los latinos, siguiendo al jesuita e historiador Juan Francisco Masdeu, quien ya lo hiciera en el s. XVIII, y leyó los textos monetales y epigráficos como latinos, dando como resultado textos completamente fabulosos.

En 1871 el numismático e historiador Antonio Delgado publica su importante obra Nuevo Método de clasificación de las medallas autónomas de España, obra que marca el inicio de los estudios paleohispánicos serios y realizados con un criterio científico que pocos autores habían alcanzado hasta la fecha. Esta obra fue el referente para los citados estudios durante más de medio siglo. Antonio Delgado, alejándose del método comparativo morfológico, no sólo descifró con éxito el signo usado para m, y acertó en los puntos de articulación de los silabogramas ka (como C), ke (como K), ki (como G) y ko (como Q) como guturales, y de ti y to (como tz ambos), te (como th) como dentales, sino también identificó las desinencias -ken (antecedidas de silbante, sufijo formante de gentilicios en ibérico), –kos, –kom (terminación de genitivo plural en celtibérico), –o (posible sufijo formador de topónimos en ibérico). Pero no sólo se limitó al signario en sí, asimismo fijó correspondencias geográficos plausibles y leyó en las monedas nombres de ciudades aún no identificados, que ya se encontraban citados en las fuentes clásicas. Sin embargo, partía de la idea de que las escrituras paleohispánicas provenían del fenicio y que por tanto no debían anotar las vocales, lo que le creó gran confusión y le llevó a no entender por qué existiendo signos para vocales habían de ser suplidos.

Aloïss Heiss, numismático y discípulo de Delgado, en su Description générale des monnaies antiques de l’Espagne (1870) sigue a su maestro copiándole. Sin embargo, atribuyó valor silábico a los signos ba y bi, pero sin aportar transcripción de ellos.

Otro de los autores que trabajó en el desciframiento de las escrituras paleohispánicas fue el historiador y numismático Celestino Pujol i Camps, con diversos artículos sobre epigrafía y numismática y siguiendo el trabajo de Delgado. Sin embargo, no realizó ninguna aportación significativa para el avance del desciframiento.

El siguiente autor que realiza notables estudios en el campo del desciframiento de las escrituras paleohispánicas es Jacobo Zóbel de Zangróniz, farmacéutico, político y numismático, que trabajó desde los años 60 del siglo XIX en epigrafía paleohispánica, realizando para la Real Academia de la Historia algunos informes de gran valor, como el del plomo de Gádor en 1862, e intercambiando ideas por carta con el epigrafista alemán Emil Hübner. En 1880 publica su obra Estudio histórico de la moneda antigua española desde su origen hasta el imperio romano, en la que adjudicó valores certeros para los signos o, ka, tu, ke, ko, además de identificar algunos sufijos como –sken, –ken (al igual que ya hiciera Delgado), –ian o –kos, en las leyendas monetales.

En estos años también el jurista y epigrafista malagueño Manuel Rodríguez de Berlanga se dedicó al estudio de la epigrafía paleohispánica, entre otras materias, y publicó diversos artículos sobre la materia, además del libro Los bronces de Lascuta, Bonanza y Aljustrel (1881). En esta obra analiza la escritura ibérica comparándola con la fenicia, dado que Berlanga defendía un origen fenicio de las escrituras peninsulares (capítulo IV). Además, divide las regiones monetales en siete grupos e hizo acopio del material epigráfico no monetal, así como de las inscripciones latinas con nombres indígenas. Combatió la teoría vascoiberista y fue una de las figuras que introdujo en el estudio de la epigrafía paleohispánica a su futuro descifrador, el granadino Manuel Gómez-Moreno Martínez.

Todo este movimiento científico en torno al desciframiento de las escrituras paleohispánicas durante el s. XIX culminó, como ya se adelantó más arriba, en la obra Monumenta Linguae Ibericae (fig. 3) del epigrafista alemán Emil Hübner publicada en 1893, el primer catálogo de epigrafía paleohispánica completo realizado hasta ese momento. Recoge tanto epígrafes monetales como no monetales, y publica como auténticas algunas inscripciones que han resultado ser falsas, y realiza un intento de desciframiento fallido en base al fenicio. Es interesante el título de la obra de Hübner que hace referencia a una sola lengua ibérica, pues no llega a hacer una distinción lingüística entre las diferentes lenguas y escrituras peninsulares.

Fig. 3. Portada Monumenta Linguae Ibericae (1893) de Emil Hübner

El siglo XX se inicia sin gran agitación científica en lo referente al desciframiento. Algunos autores vascoiberistas como Stempf, Cejador o Schuchardt realizan algunas publicaciones en las que hacen el intento de entender o traducir el íbero a través del vasco. Schuchardt es el único que aportará algo de originalidad gracias a su labor lingüística. Pero el comienzo de este nuevo siglo aportará un avance significativo para el ya cercano desciframiento. Nuevos materiales epigráficos son descubiertos en excavaciones arqueológicas realizadas en la península ibérica por fin con criterio científico, sistematización y llevadas a cabo por profesionales. Y así en 1921 se descubre en la ciudad alicantina de Alcoy un plomo escrito en alfabeto griego, adaptado —que será denominado greco-ibérico— pero en lengua ibérica (fig. 4).

Fig. 4. Plomo de Alcoy, MLH G.1.1/BDHesp. A.04.01, cara B. Foto: Museu Arqueològic Municipal Camil Visedo Moltó

Este hallazgo se sumaba al del llamado bronce de Áscoli (89 a.C.) descubierto en Roma en 1908, pero conocido en España mucho más tarde, bronce latino en el que se otorga la ciudadanía romana a ciudadanos no romanos que formaban parte de las tropas auxiliares de su ejército, entre los cuales estaba la Turma Salluitana compuesta por ciudadanos ibéricos. Estos dos hallazgos, además del material epigráfico paleohispánico existente hasta el momento (más de 30 inscripciones en diferentes lenguas y escrituras) le dieron la clave al granadino Manuel Gómez-Moreno para lograr el desciframiento de la escritura levantina o nororiental entre 1922 y 1925. Gómez-Moreno llevaba trabajando en el desciframiento posiblemente desde comienzos del siglo XX (fig. 5), realizando lecturas del material disponible y habiendo revisado todos los intentos de desciframiento anteriores. Se fijó en la distribución de las vocales y las consonantes, y se percató que había demasiados signos para ser un alfabeto y pocos para ser un silabario.

Fig. 5. Ficha de estudio de escrituras paleohispánicas de Manuel Gómez-Moreno. Foto: Instituto Gómez-Moreno (Fundación Rodríguez Acosta) (IGM9340a)

Advirtió gracias a los estudios de Hübner, y quizás de Zóbel, que podría haber signos equivalentes a sílabas, y así, tras varios ensayos de lectura a través de los textos con los que contaba hasta entonces, el hallazgo del primer plomo de Alcoy le permitió comprobar sus lecturas y confirmar su desciframiento. Sus resultados son publicados parcialmente en su artículo de 1922 “De epigrafía ibérica: el plomo de Alcoy” (Revista de Filología Española IX, 341-366), y en su totalidad en 1925 en el artículo “Sobre los íberos y su lengua” (Homenaje a Menéndez Pidal, 475-499). En este último artículo asimismo distingue cinco tipos de signarios diferentes (monetales y epigráficos), pero en ninguna de las dos publicaciones explicará su desciframiento. Esto hizo que no toda la comunidad científica aceptara su teoría de desciframiento, a pesar de que las pruebas, la lectura del texto en escritura griega de Alcoy, con los textos en ibérico, apuntaban en la dirección adecuada. Como comenta Caro Baroja en su “La escritura en la España Prerromana (Epigrafía y  numismática)”, publicada en la Historia de España de Menéndez Pidal en 1954: “La crítica no queda satisfecha, en el mundo científico, si los descubrimientos no van acompañados de aclaraciones técnicas y metodológicas” (p. 694). El mismo Gómez-Moreno se lamenta en su obra La escritura bástulo-turdetana de 1962 de que su desciframiento no fuera aceptado por toda la comunidad científica española hasta ser acogida por un científico extranjero, el británico Sir George Hill, en 1931 y tras publicar su explicación sobre su teoría de desciframiento en 1949 (“La escritura ibérica y su lenguaje”, Misceláneas, Madrid) (fig. 6).

Fig. 6. Portada de Misceláneas (1949) de Gómez-Moreno

Gómez-Moreno había descifrado la escritura levantina o nororiental y greco-ibérica e intentó el desciframiento de las escrituras de las estelas del SO y meridional o suroriental cuarenta años después en la citada obra de 1962, pero sin el éxito precedente. No obstante su trabajo fue el punto de partida para seguir avanzando en el desciframiento del resto de escrituras.

Así pues tras Gómez-Moreno siguieron realizándose estudios para el desciframiento de todas las escrituras peninsulares y el mejor entendimiento de sus lenguas.

El desciframiento del signario levantino o nororiental está casi totalmente completado gracias al investigador granadino pero hoy en día aún se está definiendo el valor de algunos signos. Además se ha identificado en los últimos años con claridad que algunas inscripciones levantinas y celtibéricas distinguen la sonoridad de las oclusivas mediante la adición de un trazo al signo correspondiente. A este sistema de diferenciación de sonoridad se le llama sistema dual de escritura. Este sistema parece también haberse identificado en la escritura meridional o sudoriental.

Por otro lado, el desciframiento de la escritura meridional o suroriental se avanzó durante los años 60 gracias a la labor de U. Schmoll quien se percató de que algunas inscripciones en escritura meridional se correspondían a la misma lengua ibérica que las inscripciones levantinas y greco-ibéricas. Por ello pudo comprobar secuencias parejas en las que identificar los valores de los signos meridionales. Asimismo, Schmoll pudo determinar algunos valores de signos de la escritura del Suroeste gracias a la estrecha relación existente entre ésta y la meridional. Hoy en día ambas escrituras siguen sin estar descifradas por completo, y otros autores como Jürgen Untermann, Javier de Hoz, R. Rodríguez Ramos o J. Ferrer i Jané han seguido ocupándose del desciframiento de ambos signarios en los últimos años.

Otro de los hitos más importantes del siglo XX fue la publicación, en varios volúmenes, del segundo corpus completo de epigrafía paleohispánica que comenzó en 1975 el alemán Jürgen Untermann y que ha ido completándose en los últimos años, tras su fallecimiento, hasta alcanzar el sexto volumen. El título de la obra Monumenta Linguarum Hispanicarum (fig. 7) remite claramente al primer corpus que ya publicara el siglo anterior el alemán Emil Hübner, Monumenta Linguae Ibericae (1893), corrigiéndolo y evidenciando la existencia de más de una lengua “hispana”.

Fig. 7. Portada tomo III de Monumenta Linguarum Hispanicarum (1990) de J. Untermann

Tras la publicación de los volúmenes principales de este corpus se empezó a confeccionar la base de datos en línea Hesperia (fig. 8), creada por Javier de Hoz, y elaborada en colaboración con los especialistas en la materia, y que actualmente reúne todo el material epigráfico de las lenguas paleohispánicas y que va actualizándose con los nuevos descubrimientos epigráficos.

Por su parte el signario celtibérico está bien definido, y sólo en los últimos años se ha aislado una variante del signo S en escritura latina gracias al hallazgo de nuevos testimonios epigráficos (bronce de Novallas, vid. Beltrán et alii 2020). La historia del desciframiento, como hemos visto, estuvo llena de tropiezos e intentos ingenuos, baldíos, algunos llenos de arrogancia y que no llevaron más que a dejar estéril un campo seco y sin frutos durante dos mil años, y que afortunadamente hoy se ha convertido en un terreno fértil que aún deja muchos frutos que cultivar y recoger.

Fig. 8. Proyecto Hesperia. Página de inicio.

Bibliografía:

Agustín, A., Dialogos de medallas inscripciones y otras antiguedades, Tarragona (reimpresión de Madrid 1987), Tarragona, 1587

Beltrán, F. – Jordán, C. – Díaz, B. – Simón, I., El Bronce de Novallas (Zaragoza) y la epigrafía celtibérica en alfabeto latino, Zaragoza, 2020

Caro Baroja, J., “La escritura en la España prerromana (Epigrafía y numismática)”, Historia de España dirigida por R. Menéndez Pidal, I España prerromana, 3 Etnología de los pueblos de Hispania, 677-812, Madrid, 1954

Delgado, A., Nuevo método de clasificación de las medallas autónomas de España, Sevilla, 1871

Ferrer i Jané, J., “Novetats sobre el sistema dual de diferenciació gràfica de les oclusives sordes i sonores”, IX CLCP, 957-982

Gómez-Moreno, M., Misceláneas. Historia, Arte, Arqueología. Primera serie: la antigüedad, Madrid, CSIC, 1949

de Hoz, J., Historia Lingüística de la Península Ibérica, I. y II., CSIC, Madrid, 2010 y 2011

Untermann, J, Monumenta Linguarum Hispanicarum, tomos I-VI, Wiesbaden, 1975-2019

Velázquez, L. J., Ensayo sobre los alphabetos de las letras desconocidas, que se encuentran en las más antiguas medallas y monumentos de España, Madrid, 1752

Recursos en línea:

Hesperia, banco de datos de lenguas paleohispánicas: http://hesperia.ucm.es/

Cite this article as: A. López Fernández, “El desciframiento de las escrituras paleohispánicas, una historia con muchos baches “, in N. Moncunill (ed.), Cracking lost scripts, 03/12/2021, https://lostscripts.hypotheses.org/19.


OpenEdition suggests that you cite this post as follows:
lostscripts (December 3, 2021). EL DESCIFRAMIENTO DE LAS ESCRITURAS PALEOHISPÁNICAS, UNA HISTORIA CON MUCHOS BACHES. Cracking lost scripts. Retrieved July 25, 2024 from https://doi.org/10.58079/r0r0


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search